1. Inicio
  2. Qué es el Vaginismo
Qué es el Vaginismo

Qué es el Vaginismo

  • 17 de December de 2020
  • 0 Likes
  • 226 Vistas
  • 0 Comentarios

El vaginismo es un condicionamiento que produce la contracción involuntaria de los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina, provocando el cierre parcial o total de la misma, lo que origina dolor y dificultad o imposibilidad a la hora de intentar una penetración.
La contracción de estos músculos puede ser leve o intensa. Dependiendo de una u otra se darán situaciones de incomodidad o incluso la imposibilidad de mantener relaciones mediante penetración.
El vaginismo esta dentro del grupo de los trastornos sexuales por dolor.

En contra de lo que pueda parecer es algo bastante común, aunque poco reconocido. El vaginismo es una disfunción sexual bastante frecuente que puede generar problemas en la pareja relacionados con la pérdida de autoestima, ansiedad, comunicación o frustración por ambas partes.

Según estudios recientes publicados por la Sociedad Española de medicina general, un 12 por ciento de las mujeres españolas se ven afectadas por este trastorno, ya sea en la adolescencia o en la edad adulta.

En el vaginismo, los músculos del suelo pélvico se tensan involuntariamente a pesar del deseo personal de mantener relaciones sexuales y de estar excitada.
Este problema suele comenzar cuando se intenta tener relaciones sexuales por primera vez, al ponerse tampones por primera vez o cuando la mujer empieza a someterse a pruebas ginecológicas que incluyan la inserción en la vagina de algún material médico. Sin embargo, a veces aparece más tarde, por ejemplo cuando otro factor hace que las relaciones sexuales sean dolorosas por primera vez o cuando se intenta mantener relaciones íntimas estando emocionalmente angustiada. Como las relaciones sexuales pueden ser dolorosas en alguna circunstancia se temen. Este miedo hace que los músculos se tensen aún más, y ello causa o aumenta el dolor cuando se intenta el coito.
Se desarrolla una reacción refleja, de modo que cuando se intenta la penetración o a veces incluso solo cuando se toca, los músculos vaginales se tensan de manera automática (por reflejo). Por lo tanto, la mayoría no toleran las relaciones sexuales o cualquier actividad sexual con penetración. A veces no se soporta la introducción de un tampón, o ni siquiera se ha intentado nunca. Sin embargo, en la mayoría de los casos de vaginismo puede disfrutarse con la actividad sexual que no implique penetración.

Tipos de vaginismo

  • Primario: sucede cuando nunca se ha conseguido ningún tipo de penetración.
  • Secundario: sucede cuando la mujer que previamente ha podido tener penetraciones, de repente deja de poder.

Síntomas de vaginismo

Al igual que las demás disfunciones sexuales, el vaginismo va ligado a la ansiedad y miedo al acto sexual.
Las mujeres que sufren de esta dolencia experimentan una sensación de ansiedad que se apodera de su mente y cuerpo en los momentos previos a la penetración. Dicha ansiedad puede causar sudores, temblor, tensión muscular, taquicardia y consecuentemente la contracción incontrolada del músculo PC impidiendo que el pene pueda penetrar.
Otro factor son los conceptos erróneos que la mujer tiene sobre sus propios genitales, algunas mujeres son incluso incapaces de mirarse o tocarse sus propios genitales, masturbarse, recibir sexo oral o que su pareja le toque sus partes intimas. De hecho, la gran mayoría de estas mujeres nunca han experimentado un orgasmo.
Otro concepto erróneo es sobre la estrechez de su vagina. Muchas mujeres piensan que la razón de su problema es que  su vagina es demasiado estrecha o que el pene de su pareja es demasiado grande. En condiciones normales, la vagina más pequeña puede acomodar el pene más grande sin ningún tipo de problema. Piense que una vagina media mide unos 30 cm de profundidad y puede dilatarse hasta más de 10 cm de ancho.

Causas del vaginismo

Causas físicas:

  • Dolor o incomodidad después de un parto, sobre todo si ha sido doloroso y difícil, cesáreas, abortos, etc.
  • Cambios hormonales o menopausia.
  • El uso de algunos medicamentos.
  • Falta de lubricación o estimulación puntual.
  • Una cirugía pélvica.
  • Problemas ginecológicos como malformaciones, quistes ováricos, infecciones, endometriosis o prolapso vaginal. Si crees que este puede ser tu caso te recomendamos que acudas a tu médico o ginecólogo para descartar que haya algún problema médico que pueda estar provocando tu problema de vaginismo.

Causas psicológicas:

  • Cualquier tipo de temor: al dolor, a quedarse embarazada, a la penetración, a no estar a la altura, al rechazo, etc.
  • Autoimagen corporal negativa.
  • Ansiedad o estrés: experiencias negativas previas, traumas emocionales, negatividad hacia el sexo, etc.
  • Problemas de pareja: desconfianza, desapego, falta de intimidad emocional, riñas o peleas, etc.
  • Traumas: debidos a abusos sexuales o violencia de género sufridos por la misma paciente o en su entorno inmediato.
  • Experiencias represivas en el entorno familiar o religioso, sentimientos de culpabilidad con respecto al sexo.
  • Educación sexual inadecuada que ha negativizado el sexo.
  • Malas experiencias sexuales previas. El vaginismo también puede ser causado por malos hábitos de su pareja o parejas anteriores. Hombres que penetran demasiado fuerte, prolongadamente o con mucho vigor hasta el punto de causar dolor pueden causar vaginismo a sus parejas. Vemos este fenómeno en hombres que sufren eyaculación retardada ya que penetran fuertemente y durante mucho tiempo buscando eyacular.

El verdadero problema está en la mente (cerebro), ya que es la encargada de percibir y gestionar los impulsos sexuales relacionados con la excitación física y mental durante el acto sexual. No debemos olvidar que la mente es la encargada de crear la fantasía sexual.

El músculo PC.

Músculo PCEl músculo PC (pubococcígeo) tiene forma de hamaca y se extiende desde la base de la columna (el coxis) hasta el hueso púbico. Es el músculo que se contrae para interrumpir el flujo de la orina y también el que lo hace involuntariamente (espasmos musculares) durante el orgasmo, tanto masculino como femenino. Ejercitar el músculo PC no solo ayuda a tener orgasmos, sino que también incrementa las sensaciones y duración de los mismos.
Durante el proceso de nuestro programa de terapia para tratar el vaginismo te enseñaremos cómo localizar esta musculatura y cómo entrenarla.

 

Consecuencias para la pareja

El vaginismo es un problema importante porque afecta a la dinámica sexual de la pareja.
Después de un cierto tiempo se puede desarrollar un vaginismo crónico que suele desembocar en una falta de deseo sexual.
También pueden darse actitudes de presión o exigencia por parte de la pareja que hará que se agrave el problema y que se pueda desarrollar una aversión a las relaciones sexuales.

¿Cómo solucionar tu problema de anorgasmia?

Nuestro programa de terapia “Paso a paso, día a día” para superar el vaginismo se centra en aspectos cognitivos y conductuales para abordar el problema de forma global.

Para abordar los aspectos cognitivos analizaremos qué tipo de creencias erróneas, pensamientos, emociones, miedos o situaciones pasadas pueden haber bloqueado tu sexualidad. Trabajaremos para eliminar esos miedos o bloqueos y para mejorar tu autoestima y la confianza en tí misma y en los demás.

Los aspectos conductuales los trabajaremos a través de ejercicios que realizarás primero sóla y más adelante con pareja, en el caso de no tener pareja podrás continuar el programa de forma individual.
De forma gradual y dirigida irás aprendiendo a cómo conocer mejor tu cuerpo, tus sensaciones y tus zonas erógenas. Nos centraremos en cómo estimularte sóla y en pareja para mejorar tu problema de vaginismo y tu sexualidad en general.

  • Compartir:

Deje su comentario